Abrir publicación

Tomar la decisión de ingresar un familiar a una residencia

Esta es una de las situaciones más difíciles que un familiar debe enfrentar.

La decisión de ingresar a un ser querido en una residencia para el adulto mayor, puede generar diversos sentimientos y emociones en su entorno familiar cercano. Sentimientos de culpa, abandono, o incluso vergüenza “por el qué dirán”, miedo ante lo desconocido, dolor ante la posibilidad de alejamiento.

Todos estos son sentimientos muy humanos, totalmente válidos. Nos sentimos así, porque no es nada fácil decidir sobre la vida de nuestros padres o de algún otro ser querido; y, aunque el cuidado de un ser querido supone un fuerte desgaste emocional y físico para quién lo atiende, la decisión del ingreso puede causarle un profundo dolor al familiar que ha sido su cuidador. Ingresar en una residencia es una separación que duele, tanto al adulto mayor como a quién lo ha cuidado todo el tiempo antes.

¿Cuándo es el momento de ingresar a una residencia?

Cuándo la situación cambia, y el adulto mayor requiere de cuidados y atención que la familia ya no le puede proporcionar en casa. Cuando se requiere de una atención más especializada, más integral, que ayude a garantizar el bienestar del adulto mayor. En otras palabras, si el adulto mayor precisa de cuidados cada vez mayores, una supervisión de 24 horas, y quién lo ha cuidado hasta el momento ya no está física o anímicamente en condiciones de seguir haciéndolo, entonces habría que plantearse el ingreso a una residencia. Y esta será la mejor decisión a tomar.

Es importante enfrentar este momento tratando de mantenerse positivos. Ver las ventajas de contar con los servicios de una buena residencia, lo que redundará en el beneficio no solo del adulto mayor, sino también de su entorno familiar próximo. Al decidir el ingreso, la familia está actuando con responsabilidad y compromiso ya que  busca un camino adecuado en lo que significa acompañar y velar por el bienestar de los padres o de otro ser querido.

Una vez que la familia haya decidido dar este paso, es primordial no tomar una decisión precipitada sobre el lugar a elegir.

Es recomendable visitar varias residencias para poder conocer sus instalaciones, ver personalmente su forma de funcionar, y conocer la calidad de los servicios que ofrecen.

Es importante concertar una entrevista con la persona encargada de la residencia, y a esa entrevista, lleve su lista de preguntas. Prepárelas de antemano.

¡Le deseamos mucha suerte!

WhatsApp ¿En qué podemos ayudarle?